Despidiendo a Lotty Rosenfeld

Despidiendo a Lotty Rosenfeld

by NMAPA Núcleo Milenio Arte, Performatividad y Activismo, julio 24, 2020

Núcleo Milenio Arte, Performatividad y Activismo lamenta el sensible fallecimiento de la artista visual, quien murió esta mañana a los 77 años. Desde aquí la recordamos citando parte de una de sus últimas entrevistas:

“Me siento parte de una gran trayectoria en el arte crítico pero de ninguna manera de un canon. Que algunos museos hayan adquirido mis obras no cambia el hecho de que mi trabajo se resiste a toda normalización. Mi obra sigue siendo una advertencia en contra del autoritarismo y de la explotación. La evolución de mi trabajo es la que corresponde a las amenazas tecnificadas de la represión”, (La Tercera, 2019 https://www.latercera.com/culto/2019/06/21/lotty-rosenfeld-advertencia-autoritarismo/).

Exponente de la Escena de Avanzada – movimiento que durante los setenta cambió los paradigmas del arte nacional al cuestionar sus asentamientos teóricos y discursivos – Lotty Rosenfeld es y será un referente para las futuras generaciones de artistas. Con su trabajo no solo contribuyó a una nueva mirada y hacer de las artes, sino que además demostró cómo la producción artística podía ser una herramienta para el activismo en tiempos en los que la censura y el peligro para los disidentes estaban a la vuelta de la esquina.

Instalación con consigna No +, Lotty Rosenfeld y grupo CADA, 1983.

Fundadora del Colectivo de Acciones de Arte (CADA) – grupo que fundó a fines de la década del 70 junto a Raúl Zurita, Diamela Eltit, Fernando Balcells y Juan Castillo – y del movimiento Mujeres por la Vida – agrupación que surgió como resistencia al Gobierno Militar y en el que también destacan Mónica Echeverría, Kena Lorenzini, Estela Ortiz y Fanny Pollarolo -, su nombre es un ejemplo de lucha y rebeldía motivadora.

“Su figura fue clave en la escena chilena de finales de los setenta y comienzos de los ochenta. No solo por la manera aguda e inquieta en que aterrizó, tradujo y discutió desde un contexto local y situado las teorías y los modelos de trabajo de la post vanguardia, sino que además puso todo ese acervo de conocimientos y lecturas, literalmente, en la calle, haciendo intervenciones que tenían múltiples capas de sentido, desde la sofisticación teórica que sustentaba sus trabajos, en diálogo con el psicoanálisis y la deconstrucción, y una serie de dispositivos teóricos, hasta un sentido más literal y polémico, donde jugó un rol para subvertir el sentido de los signos de tránsito, ocupar murallas y llamar la atención en contra de la violación de los derechos humanos que se estaban cometiendo en Chile”, enfatiza Cristián Opazo, director alterno de NMAPA y doctor en Literatura.

Desde su quehacer cubrió varios frentes, entre los que se cuentan el grabado, el videoarte, la fotografía y las instalaciones. En cada uno de esos formatos desafió al poder y lo establecido, siendo Una milla de cruces sobre el pavimento, en 1979, una de sus obras ícono. En ella Rosenfeld cubrió con cruces 1.700 metros de la Avenida Manquehue, en Santiago. Luego replicaría la intervención en lugares como las afueras de la Casa Blanca en Washington D.C (1982) y un costado del Museo Guggenheim de Nueva York (2009).

Una milla de cruces sobre el pavimento se convertiría en una de sus obras ícono.

“Lotty Rosenfeld logra tomar los dispositivos más sofisticados del arte contemporáneo para construir mensajes que tienen por lo menos dos capas de lectura: una teórica, aguda y sutil; y otra muy directa y desafiante al orden imperante”, sintetiza Opazo.

El también académico de la Facultad de Letras UC cierra explicando que el trabajo de Rosenfeld además “debe ser puesto en diálogo con la red de mujeres creadoras, intelectuales y activistas de derechos humanos con las que estableció cooperación”. “Pensar su obra es pensar el ejemplo de alguien que entendió que la sofisticación de los lenguajes teóricos podía ser llevada a la calle, poniéndose al servicio de una comunidad que se estaba levantando contra un gobierno genocida”, sentencia Opazo.