LA GRAN KEMA

LA GRAN KEMA

by NMAPA Núcleo Milenio Arte, Performatividad y Activismo, noviembre 2, 2019

LA GRAN KEMA: Cuando Chile se auto cancela a través del fuego

Por Nata Cavieres Pasmiño
Investigadora joven, Núcleo Milenio Arte, Performatividad y Activismo

El metro se kema. Locales se incendian. Barricadas protegen y asustan a otros. Fuego como montaje. Fuego para bloquear. Fuego para proteger y atakar. Fuego como forma de borramiento para volver a crear. Me gusta el fuego. Durante el último año lo he reflexionado bastante, tanto de forma teórica como en investigación escénica ¿pero por qué al momento de ser manipulado como una acción propia de una manifestación se vuelve una forma polémica?

El fuego es un elemento de la naturaleza que se caracteriza por generar luz y calor, y tal como el sol, la gran bola de fuego del sistema solar, permite que nuestros ojos puedan ver. Dicha característica le otorga al fuego, en muchas culturas, la posición de un elemento sagrado. Estos últimos días he visto a la gente reunida alrededor de las barricadas santiaguinas, observando en silencio aquel tiempo presente que detiene la acción de reunir materiales para encenderlo, cortando una calle. Sin embargo, también he sido testigo del terror de vecinos que velan por sus hogares cuando algún local comercial contiguo se prende en llamas, perdiendo todo aquel peso ritual para posicionarlo como una arma violenta de combate, violenta por la destrucción a la que se asocia.

Pienso en aquella lucha y discusión sobre si es una forma válida o no de manifestación y recuerdo Erika Fischer- Lichte, quien señala que el término performativo surge de ‘’to perform’’, que a su vez deviene de realizar y de ejecutar acciones, las que se distinguen por tener la capacidad para desestabilizar construcciones conceptuales dicotómicas, e incluso para acabar con ellas (Fisher-Lichte, 2011, p. 50).

A través de dicha cita es que he pensado que la dicotomía de la acción performativa del fuego se asienta y cruza entre el borramiento y la creación. El poder de borramiento es lo que se dice violento. Chile se auto canceló porque se cansó de seguir siguiendo patrones impuestos durante dictadura y es por ello que estos días hemos estado restructurándonos como sociedad. Sin embargo, las macroestructuras se modifican gracias a que un conjunto de microestructuras cambia. Es por ello que las reformas son profundas y también personales, pero: ¿Qué tanto quiero y estoy dispuestx a modificarme? ¿Qué tantas evidencias pasadas voy a sacrificar en post de un nuevo mundo? ¿De qué me voy a desprender y qué voy a conservar? Preguntas difíciles cuando vivimos bajo una constitución que garantiza la propiedad privada al punto de hacerse cargo si te roban el celular, pero no de una educación o salud dignas.

Es así como el fuego se dice violento porque se vuelve el ícono del cambio profundo y el miedo que genera es al vacío de ese borramiento, el miedo al vacío de lo desconocido que sin embargo ilumina y permite que nuestros ojos puedan ver, quizás desde otra óptica, desde otras prioridades, desde una nueva forma de ejercerme como ciudadana, vecina, amiga, hermana, persona, creando así otra forma de resistencia.

Bibliografía
Fischer-Lichte, Erika. Estética de lo performativo. Madrid: Editorial Abada, 2011. Impreso.
Fotografía: Cristóbal Saavedra Vogel

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*